DOBLE LIMPIEZA FACIAL, LA TÉCNICA QUE CAMBIARÁ RUTINA DE BELLEZA

Hoy hablamos sobre una de las técnicas que incluye el famoso ritual de los 10 pasos de belleza que implementan las mujeres en Corea. Siendo una rutina que ofrecerá resultados envidiables para nuestro rostro y se ha vuelto imprescindible para algunas personas en el resto del mundo.

¿Cuáles son los beneficios de la doble limpieza?

Generalmente cuando nos maquillamos retiramos el producto directamente con algún tipo de producto que contenga jabón, pero siempre suelen quedar residuos, por esto es muy importante realizar la doble limpieza. Implementando esta técnica se eliminará todo tipo de contaminantes del día a día.

Jacqueline Picco, siendo “makeup artist”, nos cuenta como pone en práctica esta técnica y qué tipo de beneficios podemos obtener si las añadimos a nuestra rutina.

Generalmente yo suelo hacerlo en la noche, y me funciona de maravilla. Este proceso cuenta con dos pasos sencillos que detallo a continuación.

  • Primer paso: Este paso suele hacerse con un producto más oleoso. Yo en particular suelo utilizar aceite de coco, es de suma importancia que sea prensado en frío, ya que así conserva todas sus propiedades. Los productos que se pueden utilizar para este primer paso son: lociones bifásicas, aceites, mantecas, agua micelar o cremas desmaquillantes.
  • Aplicación: se debe aplicar el producto en un disco de algodón, funda, cepillo, o dispositivo facial, y con movimientos circulares suaves limpiar todo el rostro. El producto aplicado debes retirarlo con una muselina que previamente se ha humedecido con agua tibia.

    Segundo paso: En este paso se busca limpiar profundamente la piel retirando completamente cualquier tipo de impurezas que no haya sido retirada en el primer paso, aportando una limpieza completa y efectiva para nuestra piel. Los productos pueden ser utilizados son: geles faciales, mousses limpiadores, jabones.

    Aplicación: este paso dependerá de tu elección ya que los geles o las mousses limpiadoras solemos aplicarlas con las manos o algún tipo de cepillo, funda o dispositivo facial, de la misma forma en movimientos circulares y suaves sobre el rostro. Se debe retirar el producto con abundante agua, fría o caliente a tu elección.

    Los beneficios están científicamente probados alegando ser una técnica excelente para cualquier tipo de piel. “Además trata los distintos tipos de impurezas por separado siendo así la limpieza más exhaustiva otorgando resultados visibles desde la primera aplicación.”

    La clave de una piel sana y radiante se generará con el compromiso que idees y las rutinas de higienes que emplees.

    Texto

    Jacqueline Picco

    Tony Pino