DANIEL RABANEDA, toma como referencia las chaquetas sastre para crear la nueva colección SS/19, de la firma Ángel Schelesser, presentada en la MBFW – Madrid.

Desde febrero, la firma Angel Schelesser, cuenta con la mente innovadora de Daniel Rabaneda como director creativo, un cambio beneficio que devuelve a la firma, la frescura con la que antiguamente comenzó, partiendo de la chaqueta sastre  , que en su momento fue el encanto de las clientas que llevo a Schlesser a idear la sastrería femenina para que pudieran vestir con cortes masculinos sin perder su feminidad, una colección fresca que aterriza en buen momento, para ser presentada en la MBFW – Madrid.

Tuvimos la oportunidad de conocer la opinión del director creativo, unos días antes a la presentación oficial de su primera colección en la firma, y es real mente sorprendente, ya que el mismo sentía anteriormente afinidad por la firma, pero nunca llego a imaginarse que algún día tendría la oportunidad de ser parte de ella, le preguntamos sobre esta nueva colección y nos desvelo todo sobre esta nueva propuesta.

Daniel Rabaneda  para poder realizar una colección siempre debe elaborar una historia, para esta a realizado una sobre una mujer y una cuidad, un paralelismo en el caos de una cuidad y el equilibrio que se encuentra dentro del caos con la presencia de la mujer, idealizando a una mujer decidida, con super poderes, siempre elegante y arreglada como la mujer maravilla, para esta colección, a querido reforzar las bases, partiendo de las chaquetas sastre un top ventas de la firma, como idea principal, para la elaboración de los look de la misma, donde podremos apreciar prendas que parten de esa chaqueta sastre.

Una puesta en escena que se llevo a cabo en El Real Jardín Botánico de Madrid el día 6 de julios, en el Pabellón  Villanueva, donde pudimos apreciar  esas ganas de empoderar a la mujer, con prendas de corte masculinos pero con ese aire work – chic, que tanto defienden y aclaman las féminas hoy en día, una colección que abarca el día y la noche, en prendas oversize y prendas fluidas, así como vestidos cernidos al cuerpo,  pantalones a juegos con chauetas y faldas, en una paleta de color que comienza des un tono claro como el arena, lila, mostaza, pasando a colores fuertes como el negro y el rojo y el azul, también podemos apreciar la implementación de maxi bolsos como accesorios y un calzado casi plano que engalanaba el look.